“Desde el norte de la cordillera, hasta los pueblos del sur. Las montañas pertenecen al pueblo enano y sus ancestros.”

Fundado hace siglos, el pueblo enano se extiende por casi todo el continente de Odealenia, viviendo sobre las montañas más altas del mundo, dónde gracias a su tremendo aguante y fuerza, logran sobrevivir a pesar de las extremas condiciones y bajas temperaturas.

Heidfen, la capital de la antigua nación alberga cerca de 50.000 habitantes, extendiendo sus túneles por las cumbres de la cordillera para refugiarse del gélido entorno, siendo la ciudad más avanzada del mundo, logrando sostener con su increíble arquitectura amplios lugares bajo tierra, comparables a explanadas en la superficie.

En la antigüedad, la base de las montañas pertenecía al pueblo enano, hasta que el imperio amasó el poder necesario para arrebatar las tierras que una vez les perteneció.

“Ante cualquier adversidad, cualquier imposibilidad, seguid adelante hijos míos. Hemos logrado construir una de las naciones más grandes de este mundo, y con bondad la debemos mantener, pero si la compasión falla un día, debéis mantener una entereza de acero. Si ese día llega; tomad este arma de guerra y defended aquello que consideréis justo.

-Torin Findgruff, el gran fundador.

Haz clic aquí para leer los tres primeros capítulos de La luz de Zöm