Aben’dil

La ciudad imperial situada en el corazón del continente alberga ciudadanos de los dos continentes, en su mayoría humanos, formando la ciudad más grande del mundo, con casi 100.000 habitantes.

Fundada más de trescientos años antes de los eventos en “La luz de Zöm” por la dinastía Telron, esta ciudad ha visto en múltiples ocasiones cambio a su alrededor, especialmente cien años después de su formación, dónde la guerra civil, conocida cómo “El periodo marchito” casi termina con la estirpe de emperadores a la que Frolic pertenece.

A pesar del superior tamaño del distrito noble, la mayoría de habitantes habitan en el ala sur, en el área mercante, dónde a altas horas de la noche frecuentan beodos, prostitutas y maleantes por igual, especialmente cerca del Sumidero, el área más retorcida y pobre de la ciudad…

Contrastando la miseria del distrito mercante, los nobles que habitan el norte de la capital amasan la gran mayoría de los recursos en Aben’dil, empleándolos para empoderar a su líder a cambio de completa seguridad dentro del infame distrito, dónde solo los más prestigiosos mercaderes y lideres tienen permitida la entrada, salvaguardados por el ejercito imperial, y en ocasiones especiales, por los miembros de la academia Morgan.

La población Neari está dividida entre los miembros pertenecientes a la academia de Gur’kal, la cual provee al imperio de una gran parte de su metal, y los enanos que han migrado a la capital humana, sobreviviendo en los distritos del sur cómo los demás.

Erudea

La ciudad marítima más pequeña de todo el imperio, situada al oeste del continente.

Con un clima relativamente frío durante casi todo el año, el occidente de Odealenia goza de paz, a pesar de oír a menudo las historias de los diferentes aventureros que utilizan sus puertos para cruzar el océano hasta Sanera.